La verdad sobre el aceite de palma

Aunque quienes estamos involucrados en el movimiento a favor de los derechos animales estamos expuestos a muchas imágenes difíciles, a mi no me gusta publicar fotos sangrientas, pero hoy haré una excepción, y me disculpo de antemano.

Hace tiempo que leí un artículo acerca del impacto ambiental de la producción del aceite de palma: deforestación y pérdida del habitat de varias especies en Malasia en Indonesia, un poquitín demasiado lejos para preocuparme de sobremanera, después de todo mi dieta y mi estilo de vida respetan la vida y el bienestar de los animales. FALSO. La dolorosa verdad es que a veces con nuestra falta de información estamos contribuyendo al sufrimiento de otros.

La industrialización (también hablo aquí de muchos productos veganos industriales) ha producido un fenómeno de sobre-explotación del aceite de palma y sus derivados. Se le encuentra en todas partes: alimentos, cosméticos, limpiadores y hasta en algunos tipos de combustible, no porque sea realmente necesario, sino porque es barato y eficiente.

Barato y popular entre práctimente todas las grandes corporaciones, porque quienes pagan el altísimo costo por este aceite son los orangutanes. Estas inocentes criaturas que no le hacen daño a nadie, son consideradas una plaga por la industria del aceite de palma, los adultos son rutinariamente atropellados por maquinaria, enterrados vivos, muertos a golpes o, como la fotografía a continuación, quemados vivos. Sus pequeños entonces golpeados y vendidos como mascotas para vivir una vida miserable en cautiverio.

 

Por favor, no participes en esta masacre. Elige consumir productos que no contengan aceite de palma y/o sus derivados.

Más información acerca de los muchos nombres y derivados del aceite de palma en este artículo.

 

 

Publicaciones relacionadas:

Tags: , , , ,

Suscríbete

Recibe nuevas recetas, artículos y consejos en tu correo electrónico sin costo alguno. ¡Llevar una dieta vegetariana nunca fue más sencillo!

Síguenos

Recibe cada artículo y receta en tu propio correo electrónico

Únete a la revolución